INSUMOS HOSPITALARIOS


 


SOBRE LOS KIT SARSCOV-2 Actualmente existen en el mercado español más de 60 kits con marcado CE que permiten detectar anticuerpos (IgA, IgM o IgG) frente a SARS-CoV-2. La mayoría se basa en la inmunocromatografía (lateral-flow), y se han denominado test rápidos, pues el resultado se genera en unos 15 minutos. No detecta el virus de manera directa, sino que identifica los anticuerpos IgM e IgG presentes en nuestra sangre o plasma cuando enfermamos de COVID-19. Se utilizan reactivos para detectarlos. En el caso de los sanitarios y los pacientes sintomatológicos se recomienda la prueba de PCR (siglas en inglés de reacción en cadena de la polimerasa), que es más sensible y específica, como sucede con la técnica de ELISA (enzyme-linked immunosorbent assay, o lo que es lo mismo, ensayo por inmunoabsorción ligado a enzimas). Todas ellas (una prueba no puede reemplazar a la otra porque, según los expertos, para combatir rápido la pandemia de COVID-19, ambas son ahora necesarias) permiten distinguir en qué fase de la enfermedad está el paciente según la presencia de IgM (infección aguda) o de IgG (Infección pasada); la detección de ambas inmunoglobulinas se interpretaría como infección subaguda en curso. La presencia o ausencia de anticuerpos frente al SARS-CoV-2 indican el estado inmunitario frente al virus SARS-CoV-2, no la presencia o ausencia del mismo. Para saber si el virus está presente se recomienda técnicas de PCR.

¿QUÉ SIGNIFICA SER POSITIVO POR COVID-19? Inmunoglobulina M (IgM): las técnicas de detección de anticuerpos son fundamentalmente Enzimoinmunoanálisis (ELISA), Quimioluminiscencia y también inmunocromatográficas. Según los resultados, los valores de los anticuerpos IgM son los que luchan contra la infección en tu cuerpo. Si sale un resultado positivo significa que el virus está activo (positivo). Estos anticuerpos se encuentran principalmente en la sangre y en el líquido linfático. Puede darse a partir del día 7 de la sintomatología, si bien a partir del día 12-14 es más fiable.

¿QUÉ SIGNIFICA QUE TU CUERPO DESARROLLE ANTICUERPOS PROTECTORES? Inmunoglobulina G (IgG): es el tipo de anticuerpo que más abunda en el cuerpo. Se encuentra en la sangre y en otros fluidos, y brinda protección contra las infecciones bacterianas y víricas. La IgG puede tardar un tiempo en formarse después de una infección o vacunación. Se detectan más tardíamente, a partir del día 10, si bien a partir del día 15-20 encontraremos más resultados positivos. Existe evidencia científica para pensar que un elevado número (aproximadamente un 70%) de los pacientes con COVID-19 desarrollan anticuerpos protectores, pero aún se desconoce qué niveles de anticuerpos son los mínimos para conferir dicha inmunidad ni cuánto tiempo se mantiene. El sistema inmunitario puede neutralizar los virus bloqueando la penetración o decapsidación del virus o agregando partículas del virus. Estos procesos previenen la infección posterior pero no eliminan el ácido nucleico, que se degrada lentamente con el tiempo. Este escenario se ha demostrado en diferentes infecciones virales agudas. Si se detectan anticuerpos IgG indica que hay respuesta de linfocitos T (los linfocitos T coestimulan a los linfocitos B en la producción de anticuerpos). Está respuesta de linfocitos T se acompaña hasta el momento en todos los virus de la familia del SARSCoV-2 de una respuesta citotóxica por parte de estos. Pero atención, la doctora Maria Van Kerkhove, jefa de la unidad de enfermedades emergentes de la OMS, aseguró que "las pruebas de anticuerpos podrán medir el nivel de presencia serológica, pero no significa que alguien con anticuerpos sea inmune". Aquí en España, el Consejo General de Farmacéuticos va en la misma línea: "Es necesario resaltar, que NO HAY EVIDENCIA todavía, de la relación de anticuerpos IgG detectables mediante alguna de estas técnicas y la producción en cantidad suficiente de anticuerpos neutralizantes frente al virus. Desconocemos todavía la correlación en este caso, los títulos de anticuerpos necesarios y su detección por los distintos sistemas".

En LOMISA nos centramos en los proyectos con la finalidad de mejorar la eficiencia operativa de un centro de salud. Hacemos frente, junto a nuestros clientes, al reto de modernizar sus instalaciones y servicios, proporcionando tecnologías vanguardistas, procedimientos probados y protocolos clínicos actualizados.

Nuestra visión a largo plazo siempre mejora la calidad de vida de los pacientes, que deberían beneficiarse del uso de las instalaciones y servicios. Mediante una estrecha colaboración con los profesionales y gestores del sector sanitario, proporcionamos planes, proyectos ejecutables y soluciones materiales para alcanzar los objetivos de sus instituciones públicas o privadas.

Al trabajar a nivel de gobiernos o administraciones centrales, también consideramos la oportunidad de reforzar el funcionamiento de la atención primaria para facilitar o ampliar el acceso de la población a los estándares apropiados de cuidado preventivo, diagnóstico y crítico. Nuestra estrategia para lograr esos objetivos es la potenciación de los actores claves, para que hagan lo correcto.

Nuestro equipo incluye a gestores e ingenieros con una gran experiencia en el sector hospitalario, ampliamente cualificados en el uso de la tecnología médica y la gestión de los servicios clínicos, que reciben el apoyo de una extensa red internacional de asesores clínicos de primer nivel para cubrir cualquier especialidad, desde los servicios clínicos centrales del hospital a las terapias modernas y complejas.

 

 



BROCHURE

LOMISA HEALTHCARE


CATÁLOGO

PRODUCTOS MÉDICOS